Growing up trans

Just a generation ago, it was adults, not kids, who changed genders. But today, many children are transitioning, too — with new medical options, and at younger and younger ages. FRONTLINE takes viewers on an intimate and eye-opening journey inside the struggles and choices facing transgender kids and their families.

growing up trans

REFLEXIÓN SOBRE LOS COMPORTAMIENTOS MACHISTAS

Desde mi punto de vista, no hay lugar a dudas, las actitudes machistas que acechan a nuestra sociedad son inaceptables y, por lo tanto, no deberíamos permitirlas en ningún caso.

Estos comportamientos son y han sido protagonistas inexorables  a lo largo de la historia de la humanidad. La mujer siempre ha sido infravalorada y considerada como un individuo inferior.

A pesar de que es obvio que la situación ha mejorado notablemente, estas formas de actuar siguen estando presentes en lugar de ser completamente desautorizadas por la opinión pública, como sería de esperar.

En primer lugar, hay que señalar que todos deberíamos luchar por la inserción de la mujer en una sociedad berdintasuna-logoa (1)de igualdad entre ambos sexos. Al fin y al cabo, todos somos seres humanos y ninguno de los dos géneros es superior a otro.

Asimismo, me gustaría hacer hincapié en el derecho a la independencia y la autonomía de cada persona pues nadie debería ser controlado por ningún otro ser humano. Si bien este control puede ser considerado consecuencia insignificante de celos, es evidente que, como los estudios demuestran, el número de maltratos ha crecido en los últimos años y, en muchas ocasiones, el origen de éstos está en estas actitudes aparentemente inofensivas que, poco a poco, destruyen la autoestima de las mujeres hasta verse sumisas y sin fuerzas para defenderse ante sus maltratadores.

A esto me gustaría añadir que hay otras muchas maneras  de demostrar el afecto y amor por una persona que no sea la represión de ésta. Sin embargo, pese a parecer evidente la necesidad de priorizar el bienestar de uno mismo, muchas jóvenes optan por no denunciar la nombrada actitud posesiva y violenta bien por miedo o porque es en muchos casos aceptado socialmente. Todavía hay mucha gente machista que no ve igual una acción realizada por un hombre o una mujer y juzga a ésta por la forma de vestir, por hablar con un chico que no sea su pareja,…lo que provoca profundos sentimientos de culpabilidad en las mujeres. De hecho, los reproches del novio y de la propia sociedad hacen que las jóvenes se expongan a la agresión machista y no le hagan frente.

No obstante, no todo radica en el agresor y la sociedad, sino que en ocasiones son ellas mismas las que juegan un papel decisivo ante este problema. Aunque es cierto que el miedo y la sociedad influencian la iniciativa de las jóvenes, son ellas las que toman la última decisión.

Por otro lado, las continuas advertencias, así como los numerosos casos que muestran las consecuencias en las que se pueden desencadenar pequeños detalles discriminatorios son suficientes para alarmar a la joven quien decidirá si poner fin a la situación o aceptarlo con todo lo que conlleva.

En conclusión, las actitudes machistas son una lacra de la sociedad que no deberían quedar impunes. Por lo tanto, creo que es indispensable que desde la infancia, tanto en la familia, como en el resto de los ámbitos de la sociedad misma, se eduque para rechazar estas situaciones.

Maialen Monje

2. mailako batxilerra

Reflexiones a propósito del artículo “Defectillos” de Isabel Vicente

Jiu-jitsu egiten zuten sufragistak

argia    NAGORE IRAZUSTABARRENA @irazustabarrena     2016ko martxoaren 06a

jiujitsuLondres, 1910eko azaroaren 18a. Parlamentuaren kanpoaldean 300 sufragista inguruk polizien harresiarekin egin zuten topo. Poliziak askoz gehiago ziren eta jende artean zeuden hainbat gizonezko zibilen laguntzarekin, emakumeei gogor eraso zieten. Bi emakume hil zituzten, beste asko zauritu eta ehundik gora atxilotu. Emakumeen botoaren aldeko mugimenduak polizia eta gobernua zituen etsai, indarkeriak gero eta protagonismo handiagoa zuen borroka hartan, eta emakumeek erantzuteko prest egon behar zuten.

Edith Garrud (1872-1971) urte batzuk lehenago hasi zen jiu-jitsu borrokarako japoniar artea praktikatzen, William senarraren eskutik, eta 1910erako jarduera hura emakumeei irakasten hasia zen. Urte hartan bertan Votes for Women aldizkarian idatzitako artikulu batean zioen handik aurrera arerio indartsua izango zutela eta jiu-jitsua oso egokia zela poliziari aurre egiteko. Garrudek berak 1,50 metro besterik ez zuen eta, garai hartan, Londresko polizia izateko gutxieneko altuera 1,78koa zen. Jiu-jitsua, hain zuzen, erasotzailearen indarra haien kontra baliatzean datza.

Prentsa fenomenoaren berri jasotzen hasi zen eta berehala “sufrajitsu” hitza erabiltzen hasi ziren beren burua defendatzeko japoniar artea erabiltzen zuten sufragistak izendatzeko.

Sufragette.jpgEmakumeen eta poliziaren arteko liskarrak areagotu ahala, atxiloketek eta kartzela zigorrek ere gora egin zuten. Sufragista espetxeratuak gose grebak egiten hasi ziren, eta gobernuak Presoen Legea –edo Katuaren eta Saguaren Legea, izen horrekin egin baitzen ezaguna– onartu zuen 1913an, martiririk nahi ez zuelako: gose greban zeuden presoak askatuko zituzten, osasuna berreskuratutakoan berriro kartzelaratzeko.

Horixe egin zuten Emmline Pankhurst mugimenduko buru nagusietakoarekin. Sufragistek ez zuten Pankhurst berriro atxilotzerik nahi eta Edith Garrudek 30 sufrajitsuz osatutako talde berezia osatu zuen buruzagia babesteko, Bodyguard (bizkartzain) izenekoa.

1914ko hasieran, Pankhurst Glasgowra joan zen 4.000 pertsonaren aurrean hitzaldi bat ematera. Poliziak bizkartzainak baino askoz gehiago ziren eta borroka hura irabazi zuten. Baina ederki kosta zitzaien 30 sufrajitsuak mendean hartzea.

BBC NEWS: ‘Suffrajitsu’: How the suffragettes fought back using martial arts

Nuevo episodio de Planeta Pop de la mano de Lucía Lijtmaer. Conocemos la historia de las sufragistas más radicales, las sufragitsu que usaban artes marciales para defender el derecho al voto de la mujer.

reproducir